esmalte uñas pies Sevilla

¿Cómo afecta pintarse las uñas a nuestros pies?

Pintarse las uñas se ha convertido en un hábito de lo más común en nuestra sociedad, sobre todo entre las mujeres, aunque también se está popularizando entre el género masculino; y con mayor predominio en estaciones como primavera o verano, debido al uso del calzado abierto, la playa o la piscina. Pero ¿qué sabemos realmente sobre esta tratamiento de estética tan normalizado? ¿Cómo afecta a la salud de nuestro pies? ¡Te contamos todo en este artículo!

Bien, para empezar, todos los excesos son malos, y pintarse las uñas de los pies no iba a ser menos… Hacer esto con mucha frecuencia no nos va a traer nada bueno para nuestros pies, sobre todo, si no sabemos qué producto nos estamos aplicando y dejamos a un lado la prudencia y la precaución.

¿Sabes de qué se componen los pintauñas? Si has estado investigando, ya sabrás que los esmaltes se consiguen a base de pintura de automóviles. Impactante, ¿verdad? Por tanto, no es de extrañar que estos productos contengan sustancias químicas perjudiciales para la salud, como por ejemplo, nitrocelulosa, tolueno, formaldehido, óxidos de cromo, de hierro… Todas estas sustancias, entre otras muchas que contiene, puede causar el debilitamiento y la fragilidad de la uña, además de camuflar enfermedades en las mismas.

Entonces… ¿no puedo pintarme las uñas? ¡Por supuesto que sí! Pero es muy importante que escojamos productos de calidad, libres de tóxicos, y hacerlo muy de vez en cuando. Nosotros, como especialistas en podología, aconsejamos evitar esmaltes permanentes o semipermanentes, ya que este tipo de esmaltes, al ser más duraderos, impiden el crecimiento natural de las uñas. Además, pueden provocar numerosos problemas, incluso la pérdida de las uñas. ¿Cómo te quedas? Esto pasa porque generan una oclusión total de la uña y esto causa la aparición de infecciones por bacterias u hongos, que hacen que la uña se ablande y se despegue.

Vale, ¿pero por qué tenemos que evitar los esmaltes permanentes y semipermanentes? Es una pregunta totalmente lógica. Si alguna vez te has hecho alguno de estos dos tratamientos, sabrás que se pule la uña para dejarla porosa y facilitar así la adhesión de las capas de gel, que se aplican para dar forma y endurecer las uñas. Todo esto lo que produce es una pérdida del brillo y las roturas de las uñas.

Pasadas dos o tres semanas, se retira el gel y el esmalte mediante un nuevo limado y el uso de acetona concentrada. Tras este proceso, las uñas se debilitan, pierden grosor, son más propensas a la ruptura y pueden sufrir la aparición de manchas amarillas y granulomas de queratina (manchas blancas), además de las infecciones ya comentadas.

Obviamente, nosotros como profesionales de la podología no nos oponemos a los esmaltados esporádicos, pero es muy importante dejar descansar las uñas y no pintárnoslas siempre.

También queremos recordarte que, bajo ninguna circunstancia, te pintes las uñas de los pies si tienes hongos, ya que únicamente estaríamos empeorando la situación. Si tienes o sospechas que tienes hongos, lo mejor es que acudas al podólogo para que te haga una valoración de lo que te sucede y aplique el tratamiento adecuado, según el caso. Los centros de estética son especialistas en lo suyo, pero no en diagnosticar patologías del pie, por tanto, lo mejor es que acudas a un experto.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos en Redes Sociales!

¡Los más populares!

Suscríbete a este artículo y recíbelo en tu email

No realizamos spam. Cuidaremos tus datos como si fueran los nuestros.

Promoción Dental Sedación + Irrigador